Diferencia entre ahorro e inversión

Quizás creas que el ahorro y la inversión son dos actividades similares que comparten un mismo fin: adquirir grandes cantidades de dinero; no obstante, ambos elementos poseen cualidades que diferencian a uno del otro. 

Pareciera que existe un abismo que separa ambos conceptos, pero la realidad es que para poder ejecutar una inversión, es necesario contar con un ahorro previo. Para entender un poco mejor la diferencia entre ahorro e inversión, en Inverforx te contamos cuáles son las características que los representan. 

Ahorro para un consumo postergable 

El término “ahorrar” está estrechamente ligado al concepto “consumo”. El ahorro es esa parte del ingreso que no se destina al consumo de determinado objetivo que brindará un beneficio inmediato. Es la cantidad de dinero que no se utiliza y que se guarda con la intención de acumular más dinero para después adquirir algo más grande, en otras palabras, el ahorro es postergar el consumo. 

Se puede llegar a creer que el dinero está más seguro cuando se trata de ahorrar, sin embargo, algo que siempre se debe tener en cuenta es que la inflación es un proceso que puede llegar a afectar considerablemente nuestra economía. 

Esta es otra de las cosas en las que se diferencian el ahorro y la inversión; un buen instrumento de inversión no se verá afectado por el aumento de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado.  

Inversión para mayores rendimientos 

Por otro lado, la inversión busca obtener rendimientos mediante una actividad que consiste en dedicar recursos a determinadas herramientas financieras con el objetivo de generar mayores beneficios. 

Existen dos tipos de inversión: las inversiones reales y las financieras. 

Las inversiones reales son todas aquellas que se hacen en bienes tangibles (terrenos, negocios, etc.). Una particularidad de este tipo de inversión es que estas son más difíciles de realizar y no siempre se puede recuperar el dinero invertido. 

Mientras que las inversiones financieras se desarrollan en bienes intangibles de fácil realización con la garantía de que se puede recuperar el dinero con mayor facilidad. 

Eso sí, para poder proceder en algún tipo de inversión es imprescindible disponer de un ahorro, de lo contrario ¿De dónde se obtendrían los recursos para invertir?

 

Ahorrar: el paso número uno para invertir 

El hábito de ahorrar trae consigo grandes beneficios y oportunidades, uno de ellos es la posibilidad de invertir con alguna empresa que haga crecer el dinero. Empezar con pequeñas aportaciones del 10% de nuestro dinero a la bolsa de ahorro (independientemente de los ingresos que se tengan) ayudará a que crezca la suma de dinero pensada para la inversión. 

Una vez ya alcanzado el objetivo de ahorro comienza la búsqueda por el instrumento financiero ideal para producir numerosos rendimientos. Es aquí donde empresas especializadas en inversiones como Grupo Inverforx juegan un papel importante.

Y es que Inverforx cuenta con servicios asequibles a la cantidad de dinero y necesidades que se tengan, asegurando siempre significativos rendimientos. 

 

El ahorro para invertir; la inversión para asegurar el futuro 

Hay que tener siempre en cuenta que: 

Ahorrar es la simple acción de acumular dinero sin obtener una ganancia. Aunque con los ahorros se puede acceder al dinero cuando se requiera, estos no brindarán mayores beneficios.

En tanto que Invertir es hacer que el dinero genere más rendimientos para beneficio del patrimonio de las personas. Este dinero no puede tomarse en un corto plazo de tiempo ¿por qué? sencillo, porque está trabajando. 

Desde luego, hay productos de inversión que sí dan ganancias en cortos periodos de tiempo como los que ofrece Inverforx, donde los resultados son factibles en cortos, medianos y largos plazos.